5 señales de que tu dispositivo puede estar infectado por malware o un virus

El panorama del malware es cada vez más complejo, lo que significa que ningún equipo de tu casa, ya sea Android, iPhone, PC o Mac, es inmune a un ataque externo. De hecho, es posible que uno o varios de tus dispositivos estén ya infectados. Pero, ¿cómo saberlo? 

Jo, jo, jo… ¡feliz Navi-hacking! 

Según las estadísticas de 2021 del Centro de Recursos para el Robo de Identidad (ITRC), el número de filtraciones de datos denunciadas se ha disparado un 17 % respecto al año pasado. Además, según informa McAfee, los ciberdelincuentes se han dado prisa para aprovechar el aumento de la conectividad producida por la pandemia desde 2020. McAfee Labs observó una media de 375 nuevas amenazas por minuto y un aumento de hackers que intentan aprovechar la pandemia mediante campañas de phishing con temática relativa al COVID-19, aplicaciones maliciosas, malware y similares. Al acercarse el Black Friday y el Cyber Monday, podemos esperar que habrá aún más nuevas amenazas.  

¿Te han hackeado? 

A menudo, uno se da cuenta si su dispositivo ha sido comprometido. Simplemente, no funciona como debe. Sin embargo, con los tipos de malware y virus que circulan ahora, existe la posibilidad de que ni siquiera te des cuenta. El malware o virus puede estar trabajando en segundo plano enviando detalles de uso o información confidencial a un tercero sin perturbar otras funciones. Así que estate atento a estas señales reveladoras.  

5 señales de malware o virus 

  1. Tu dispositivo se calienta. Cuando accidentalmente descargas malware, los componentes internos de tu dispositivo empiezan a trabajar inmediatamente con más intensidad debido al malware o el virus que lo afecta. Esto puede hacer que tu aparato se entibie o hasta se recaliente. 
  2. Todo “se siente extraño”. Al igual que un virus humano puede afectar a todo nuestro cuerpo, un virus digital puede afectar a todas las áreas del rendimiento de un dispositivo. Por ejemplo, puede hacer que los sitios web se carguen más lentamente, que las aplicaciones se bloqueen o que la batería no mantenga la carga. El rendimiento general sigue siendo lento, no importa cuántas veces se reinicie el dispositivo o cuántos archivos grandes se eliminen. 
  3. Aumento de diversas ventanas emergentes y de nuevas aplicaciones. Si tu dispositivo alberga una aplicación maliciosa o un virus, podrías notar un aumento de las ventanas emergentes aleatorias (más de lo habitual). Y, si miras tu biblioteca de aplicaciones, hasta podrías ver iconos de aplicaciones que nunca has descargado.   
  4. Enlaces fraudulentos desde tus cuentas. Es habitual que el malware acceda a tu lista de contactos y luego use tu teléfono para enviar mensajes a tus amigos, una poderosa táctica diseñada para ir propagando el malware a tus contactos, y desde ellos a sus contactos, y así sucesivamente. Esto puede suceder mediante el correo electrónico o, más comúnmente, mediante tus cuentas de redes sociales. Si observas esto, cambia tus contraseñas inmediatamente y analiza todos tus dispositivos en busca de malware que pueda estar funcionando en segundo plano en cualquiera de ellos. 
  5. Encuentras gastos no autorizados. Si observas cargos no autorizados en los extractos de tu tarjeta de crédito o de tu banco, indaga más. Puede tratarse de una aplicación maliciosa que realiza compras en tu nombre o de un programa malicioso que se ha apropiado de tus datos personales para efectuar compras fraudulentas.  

Formas de proteger los dispositivos de la familia

  • Mantente al tanto de las actualizaciones. Además de instalar software de seguridad integral para bloquear el malware y los virus, no dejes de actualizar las funciones de seguridad de tu dispositivo. Las actualizaciones periódicas te proporcionan las últimas funciones de seguridad, algunas de las cuales se han desarrollado para frustrar ataques específicos. 
  • Utiliza contraseñas fuertes y exclusivas. Cada dispositivo de la familia debería tener una contraseña fuerte junto con un nombre de usuario exclusivo. Esto significa cambiar los ajustes de fábrica inmediatamente y hacer que tu familia programe cambiar las contraseñas periódicamente.  
  • Conoce tus aplicaciones. Descarga solo aplicaciones de fuentes de confianza. Evita las aplicaciones de terceros. Además, considera la posibilidad de investigar las garantías de la aplicación y lee las reseñas antes de instalar software. Conviene limitarse a las aplicaciones de la tienda de aplicaciones oficial o de tiendas de aplicaciones vinculadas verificadas. 
  • No hagas clic en ese enlace. No te apresures y observa tu entorno digital. ¿Ese vínculo te parece sospechoso? Las estafas de phishing que cargan malware y virus en tus dispositivos suelen llegar en correos electrónicos, mensajes de texto o a través de tus círculos de confianza en las redes sociales.  
  • Bloquea la configuración y limita los permisos de las aplicaciones. Una buena forma de bloquear el malware es hacer que todas las cuentas sean lo más privadas posible y limitar los permisos de las aplicaciones. En lugar de optar por la opción de permisos “siempre activos” en cada app, cambia la configuración para que requiera que le otorgues permiso cada vez. Además, si una app solicita acceso a tus contactos o conectarse a otras aplicaciones de tu ecosistema digital, deniégaselo. Cada vez que permites que una aplicación se conecte a diferentes ramas de tu “árbol digital”, entregas datos personales y te abres a varios riesgos nuevos.  
  • Borra el historial de navegación.  Tómate el tiempo de revisar tu historial y tus datos. Si observas un vínculo sospechoso, elimínalo. Borra tu historial de navegación eligiendo tu navegador y haciendo clic en “borrar historial y datos de sitios web”. 

Siguientes pasos 

Si descubres que un dispositivo de tu familia ha sufrido un ataque, puedes hacer varias cosas. 

  1. Instala software de seguridad que te ayudará a identificar el malware para que puedas limpiar tu dispositivo y protegerte en el futuro. 
  2. Borra las aplicaciones que no hayas descargado tú mismo, elimina los mensajes de texto peligrosos, borra el historial de navegación y vacía la caché. 
  3. En algunas situaciones, la presencia de malware llegaría a justificar que borres y restaures tu dispositivo (Apple o Android) a su configuración original. Sin embargo, antes de hacerlo, investiga y asegúrate de haber hecho una copia de seguridad de las fotos y los documentos importantes en la nube. 
  4. Una vez que hayas limpiado tus dispositivos, asegúrate de cambiar las contraseñas.  

El aumento de los ataques de malware trae consigo un claro mensaje de que si queremos seguir disfrutando de las fantásticas ventajas de una vida conectada, también debemos colaborar en casa para hacer de la seguridad y la privacidad en línea una prioridad cotidiana.  

FacebookLinkedInTwitterEmailCopy Link

Mantente al día

“Síguenos para mantenerte al día de las novedades de McAfee y estar al tanto de las amenazas de seguridad más recientes para particulares y dispositivos móviles.”

FacebookTwitterInstagramLinkedINYouTubeRSS

Más de Seguridad móvil

Back to top