Por qué ya no funciona quitarle el teléfono a su hijo adolescente

By on Dec 13, 2019

Si es el padre o la madre de un niño o adolescente, sabe los desafíos que se presentan al establecer reglas y luego cumplir con las consecuencias. Incluso si trabajó duro para establecer las reglas básicas, el difícil camino hacia la madurez garantiza que su hijo va a sobrepasar los límites. 

Si es como la mayoría de los padres, su primer instinto será restringir eso que más adoran: sus teléfonos. Sin embargo, hay algunos problemas con este enfoque. 

En primer lugar, extraer su teléfono puede ser difícil tanto para ellos como para usted porque se volvió dependiente de la comunicación instantánea con su hijo. Además, si su hijo es lo suficientemente mayor como para conducir y no está en su casa, el teléfono aporta un sentido de seguridad a la dinámica familiar. 

El segundo obstáculo es que, con o sin teléfono, la mayoría de los adolescentes crearon formas de comunicación alternativas que aseguran que no haya contratiempos si a alguien le quitan un teléfono.(Para ser claros, esta publicación no se trata de ‘nosotros contra ellos’ ni una estrategia ‘para superarlos’, sino que es una dosis de realidad que puede influenciar e informar las decisiones cotidianas de los padres). 

Aquí le mostramos algunas formas en que los niños pueden mantener su vida social sin sus teléfonos: 

Computadora portátil o de escritorio. Debido a que muchas escuelas realizan sus asignaciones en línea, su hijo le solicitará iniciar sesión en su computadora portátil o de escritorio para hacer su tarea. No lo puede evitar, ¿verdad? Al hacerlo, podrán iniciar sesión en sus aplicaciones favoritas y hablar con sus amigos.  Solución: supervisar el tiempo para hacer la tarea.  

iPad y tabletas.Los niños también pedirán leer o hacer las asignaciones en el iPad o la tableta. No puede impedir que aprendan, ¿verdad? Está equivocado. Pueden volver a descargar sus aplicaciones sociales favoritas, así como aplicaciones de chat de las que esperan que no sepanada, como Kik y Viber. Solución: supervisar el tiempo para hacer la tarea y mirar la televisión. 

Teléfonos prestados.No quisiera que suene como si sus hijos fueran parte de la mafia de la tecnología adolescente, pero guardan sus teléfonos viejos por una razón. Si bien ese viejo iPhone o Android puede no tener servicio telefónico, todavía se pueden usar las aplicaciones de mensajería y sociales con Wi-Fi, y puede apostar a que las usan. Como me explicó un casi adolescente, “todos conservamos nuestros teléfonos viejos en caso de que alguien nos quite el actual”. 
Solución: adelántese. Pregunte a sus hijos si pidieron prestado un teléfono o busque en sus mochilas dispositivos no autorizados. 

Sistemas de juegos, televisores inteligentes y altavoces inteligentes. Los sistemas de juegos tienen funciones de chat y mensajería incorporados que los niños utilizan todo el tiempo. Además, con los medios sociales y la televisión que ahora se superponen, sus hijos ahora pueden acceder a las aplicaciones que tienen en sus teléfonos mediante la mayoría de los televisores, algo que los niños saben, pero algunos padres no. Además, si su televisor no es “inteligente” (es decir, no tiene acceso a Wi-Fi), los niños saben que pueden pedir un dispositivo inteligente como Amazon Fire y conectarlo a su HDTV para convertirlo en un televisor inteligente. Hablando de dispositivos inteligentes, no se olvide de su altavoz inteligente como Echo de Amazon o Google Home. Los niños también pueden usar esos dispositivos para enviar mensajes. 

Solución: 1) Vaya a las configuraciones de la red de su televisor y protéjalo con contraseña. 2) Supervise los medios. 3) Elimine todos los medios además del teléfono. 

Mensajes privados. Todo parece tranquilo en el muro de publicaciones. Lo comprobó y, además, su hijo no publica en Facebook, Instagram o Twitter, y usted tiene su teléfono, por lo que SnapChat y TikTok quedan afuera, ¿verdad? No tanto. Si sus hijos inician sesión en sus aplicaciones mediante cualquiera de los dispositivos enumerados anteriormente, es probable que sepan que no deben publicar en la transmisión pública. Lo que harán es usar los servicios de mensajería privada como una forma alternativa de comunicarse sin sentir la pérdida de su teléfono inteligente personal. Solución: supervise el tiempo para hacer la tarea y mirar la televisión. 

Entonces, ¿cuál es la alternativa a quitarle la tecnología a su hijo como consecuencia? Bueno, si conoce los vacíos de seguridad que acabamos de enumerar, restringir la tecnología todavía es una opción (aunque está claro que su hijo se enojará con sus medidas). Si su hijo tiene más de 16 años y le gusta conducir, esa restricción siempre es una excelente opción. 

Los expertos concuerdan que las reglas básicas firmes y una comunicación igualmente sólida proporcionan la mejor disciplina. Si las reglas familiares son imprecisas o se mencionan solo cuando su hijo se equivoca (es decir, con las calificaciones, las responsabilidades o el comportamiento), tendrá dificultades para mantenerse en el buen camino.

Busque oportunidades fortalecedoras para que su hijo se haga responsable de sus errores. Eso significa que, en vez de castigar a un adolescente por algo como pelearse con un hermano, debe encontrar la manera para que restablezca la relación y restaure la confianza. Cuando le da a su hijo la responsabilidad de sus acciones y toma precauciones al seguir las reglas básicas y las consecuencias, los niños saben que usted solo está cuidándolos, y se sienten seguros. 

Toni Birdsong es experta en seguridad familiar de McAfee. Puede encontrarla en Twitter @McAfee_Family.  

 

 

 

 

 

About the Author

McAfee

McAfee is the device-to-cloud cybersecurity company. Inspired by the power of working together, McAfee creates business and consumer solutions that make our world a safer place. Take a look at our latest blogs.

Read more posts from McAfee

Categories: Consumer, Español

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Subscribe to McAfee Securing Tomorrow Blogs